RSS

Luis Cernuda: la persona y el personaje

19 Dic

La obra cernudiana se caracteriza no por lo que las vagas críticas convencionales de hoy día manifiestan. Para algunos, la conciencia poética de Cernuda se basa en la evasión del subconsciente para encontrar un lugar en su mundo, en su olvido doloroso. Sin embargo, habría que citar que Cernuda explica más sus poemas no tanto como los hizo, sino como decía Goethe, como me hicieron ellos a mí – es decir, la evolución interior del poeta nace al nacer su propia poesía.

¿Cómo llegó entonces Cernuda a hipostasiarse en la figura del poeta marginado y rebelde? ¿Hasta qué punto se compadece este deseo suyo con la realidad de su vida y su obra?

Entre 1928 y 1936, la vida de Luis Cernuda trasciende a un desarrollo espiritual en cuanto a su poesía, circunstancias derivadas de experiencias adversas o poco favorables en su vida, y es precisamente aquí donde alcanza el reconocimiento de los poetas de su generación por todo lo alto. Pero la sensación de precariedad social consecuente de la Guerra Civil española agudiza en Cernuda el malestar que rodeaba ya por sí su vida emocional, arraigada a un sentimiento oprimido y desconsolador, como podemos observar en versos tales como

Raíz de tronco verde, ¿quién la arranca?

Aquel amor primero, ¿quién lo vence?

Tu sueño y tu recuerdo, ¿quién lo olvida,

Tierra nativa, más mía cuanto más lejana?

Las barreras emocionales se unen con las sociales, y un cambio de dirección en su propia medicina da lugar a sus poemas surrealistas, pues es dicho surrealismo una envoltura de protesta total contra la sociedad y las bases en las que ésta se hallaba sustentada. Aunque la crisis sexual nunca toma una postura de desapego en sus poemas, de esta nacen poemas como “Si el hombre pudiera decir lo que ama”, en un llamamiento a aquellas personas que puedan percibir este condicionante de una manera tanto social como sentimental dentro de la percepción de su propio mundo, un mundo idealista, un mundo, para algunos, utópico.

La conclusión para aprender de Cernuda, pero sobre todo para leerlo y reflexionar sobre  él, es basarse en sus condicionamientos y a la vez en ninguno, pues la autoevolución cernudiana se fundamenta en un desarrollo personal y espiritual dentro de unos arquetipos oprimidos dentro de su propio ser, y que tienen su plenitud en las pasiones y deseos. Para esto, solo hay que contemplar la simpleza y la complejidad de los versos de Cernuda: “Algunas veces soy feliz, algunas veces vagamente (…) mas sólo a veces”.

Carlos Jiménez Barea

Disfruta de este artículo en su versión PDF. ¡Gracias por leernos!

 
2 comentarios

Publicado por en 19 diciembre, 2010 en Tintero

 

Etiquetas:

2 Respuestas a “Luis Cernuda: la persona y el personaje

  1. Miri

    19 diciembre, 2010 at 2:54 pm

    Cernuda (L)

    Carlos me encata el artículo, una visión rapidita pero concisa y agradable ¡gracias por regalarnos estos tesoros!

     
    • Carlos

      22 diciembre, 2010 at 2:44 pm

      Muchas gracias Miriam🙂

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: