RSS

El Carnaval

12 Mar

El Carnaval

Se ha escrito, debatido, hablado y compuesto mucho sobre el carnaval. Hay cosas que están totalmente claras sobre él y otras no tanto. Con este trabajo, intentaremos resolver algunas de esas dudas.

Empezaremos con algo sencillo: ¿qué es el carnaval? El Diccionario de la Real Academia Española lo define así: 1. Tres días que preceden al comienzo de la Cuaresma. 2. fiesta popular que se celebra en tales días, y consiste en mascaradas, comparsas, bailes y otros regocijos bulliciosos. El Diccionario de usos del español lo hace de esta otra forma: periodo de tres días que precede a la Cuaresma, y fiestas que se celebran en ellos, consistentes en mascaradas, bailes con disfraces, etc. Y por último, el Diccionario histórico de la lengua española: periodo de los tres días que preceden al miércoles de Ceniza. No hay mucha diferencia entre las definiciones dadas.

Centrémonos ahora en su etimología: carnaval proviene de la palabra latina carnelevare, de carne (carne) y levare (quitar); y esto a su vez es un calco del griego ἀπόκρεος.

Conociendo su etimología podemos decir que las definiciones antes dadas coinciden con ella. Tomaremos las definiciones anteriores como una definición base del carnaval, a la que se le irán añadiendo distintos matices según el lugar en el que nos centremos y la tradición del mismo. Así, si nos centramos en Venecia, Carnaval se relacionará automáticamente con máscaras, lujo, glamour. Si nos centramos en Brasil, música, jóvenes muchachas bailando en un desfile. En el Norte, mascaradas; en Cádiz, coros, comparsas, chirigotas y cuartetos; en Maguncia, desfiles y bolas decoradas; etcétera.

Pero como no es la intención de este ensayo hacer un análisis exhaustivo del carnaval en los distintos lugares, sino centrarse en las cosas comunes a ellos.

Pasaremos ahora a hablar un poco sobre el origen de esta fiesta. Por las definiciones anteriormente dadas podemos deducir que está relacionada con la religión, más concretamente con la religión cristiana, al hablar de Cuaresma.  Cierto es. Pero antes de llegar al cristianismo debemos viajar algún tiempo atrás.

Se cree que el carnaval es tan antiguo como las antiguas civilizaciones,  por ejemplo la egipcia. Pero la relación más directa conocida con el carnaval quizás sea la fiesta de las Saturnales (Saturnalia), de tiempo de los romanos. Se celebraba el diecisiete de diciembre, y acabo prolongándose una semana (del diecisiete al veintitrés), fiesta en la que se rendía culto al dios Saturno. Se celebraba en el foro romano con sacrificios y un banquete público.

Era una de las fiestas favoritas del pueblo. También se conocía como la “fiesta de los esclavos” porque, mientras duraba la fiesta, se eliminaba el orden social: los señores daban libertad temporal a sus siervos. No había diferencia entre esclavos y libres. Se daban regalos; la gente se vestía con sus mejores galas, con ropa más suntuosa de lo normal; el esclavo podía decirle a su señor cosas que le molestara de él, podía incluso pedirle algo… en general, podía pasar cualquier cosa. Se jugaba al mundo al revés. Como dice Klaus Bringmann: ¿Sería, quizás, un reflejo de la Edad de Oro, de aquellos felices comienzos de la humanidad, cuando bajo la égida de Saturno manaban leche y miel y no había ni señores ni esclavos?

Para comprender mejor esta fiesta, creemos conveniente una aclaración: antes, hasta la llegada del cristianismo, no existía división entre fiestas políticas y religiosas. Cuando llega el cristianismo, se las ve y se las desea para eliminar las fiestas paganas, algunas en especial, como esta que estamos describiendo.

Pero antes de seguir hablando de su evolución, es necesario hacer alguna aclaración – así pasaremos a hablar del tiempo. “¡Qué idea tan disparatada!”, pensarán algunos; pero no, no se trata de decir qué tiempo hace hoy o qué tiempo hará mañana, no. Hablaremos del tiempo en relación con los distintos eventos del año. La relación entre la Naturaleza y la vida humana.

Desde muy antiguo, desde los primeros homínidos, nos hemos regido por la Naturaleza (aunque parece que ahora vamos contra natura). Así se alababa la noche, el sol, la lluvia… de tal forma que los elementos naturales acabaron divinizándose. Y cada vez más se van alejando los dioses de lo natural y se van aproximando a lo social, hasta llegar el momento en el que la religión es monoteísta, y ya sólo habrá un dios para todo.

Del mismo modo, las cosas se celebraban en cierto momento no por azar, sino porque se relacionaba también con algo referente a la naturaleza. Como vemos, las Saturnales se celebraban en una fecha próxima al solsticio de invierno, así como otras fiestas tenían lugar durante los equinoccios (en Chichen Itzá, en la península del Yucatán, durante los equinoccios de primavera y de otoño se ha celebrado desde tiempo de los Mayas un gran evento en torno a la pirámide de tal nombre), otras durante eclipses, etc.

Ahora hablaremos del cristianismo. La fiesta más próxima que tiene entorno al solsticio de invierno es la Navidad (rodeada ésta de otras festividades como el Día de los Santos Inocentes, Noche Vieja o la Epifanía del Señor). Luego, la Cuaresma, y tras ésta, cerca del equinoccio de primavera, la Semana Santa.

Centrémonos en la Navidad. Vemos como también hay banquetes y fiestas, ropas suntuosas, regalos, adornos, luces, cabalgatas (de Reyes)… ¿Acaso no se parece al Carnaval?

Como definimos al principio, el Carnaval dura los tres días precedentes a la Cuaresma. Pero también hemos dicho que según el lugar y la tradición toma distintos matices. Así vemos cómo en algunos sitios dura desde prácticamente comienzos de año hasta Cuaresma.

Teniendo todo esto en mente (y como referencia los cuadros de las páginas 148, 149 y 150 del libro El carnaval de Julio Caro Baroja) podemos llegar a una serie de deducciones.

Lo que hace el cristianismo es adaptar, en cierta medida, las tradiciones populares de las que no se podía desprender. De este modo vemos cómo lo celebrado desde el solsticio de invierno hasta el equinoccio de primavera es un calco del Carnaval. Se repiten prácticamente los mismos eventos desde un momento a otro, con otros nombres, pero a fin de cuenta lo mismo.

Ahora bien, sabiendo ya todo esto, podemos divagar un poco más. Como ya dijimos, el carnaval era, a fin de cuentas, jugar al mundo al revés. Era todo disparatado, nada tenía sentido, una locura. Podemos ver esto en la obra de Calderón de la Barca Las Carnestolendas, entre otras. Pero en el momento en el que entra el orden, deja de ser carnaval. Hoy en día, todo está ordenado, aunque a veces creamos que no. Todo está estipulado. Como dice Julio Caro Baroja:

Mientras el hombre ha creído que, de una forma u otra, su vida estaba sometida a fuerzas sobrenaturales o praeternaturales, el Carnaval ha sido posible. Desde el momento en que todo se reglamenta, hasta la diversión, siguiendo criterios políticos y concejiles, atendiendo a ideas de “orden social”, “buen gusto”, etc., etc., el Carnaval no puede ser más que una mezquina diversión de casino pretencioso.

¿Ha dejado el Carnaval de ser Carnaval?  ¿Hasta dónde llega la tradición? Qué más da eso. ¿No es acaso todo una evolución? ¿Por qué iba a ser esto distinto? Todo se va adaptando a nuevos tiempos. Lo que tenemos que hacer es, por mucho que cambien las cosas, recordar siempre el origen, el principio de todo.

Sara Relinque Camacho,

H (de Humanidades)

También puedes descargarte este archivo en PDF y mirar nuestros enlaces relacionados.

 
3 comentarios

Publicado por en 12 marzo, 2011 en Revolutum

 

Etiquetas:

3 Respuestas a “El Carnaval

  1. tertuliadel29

    13 marzo, 2011 at 6:19 pm

    Muy bueno Sara, has sabido darle ese toque especial clásico e íntimo.🙂

     
  2. El Alegre Ahorcado

    14 marzo, 2011 at 7:14 pm

    Qué alegría, volver a verla por aquí, Frau Relinque.

     
  3. G.

    15 marzo, 2011 at 3:59 pm

    La fiesta del mundo al revés, la fiesta del surrealismo, de la crítica y también de la igualdad y la libertad.

    Me encanta tu artículo, Sara.🙂

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: