RSS

Todo bajo el cielo

19 Jul

En el siglo III a.C., China era una amalgama de cinco reinos que compartían un frágil vínculo de historia común y a los que separaban la escritura, la política y el arte de cada zona hasta hacerlos casi irreconciliables. El rey de uno de ellos, Qin Shi, fue el primero en tener la idea de unificar los cinco reinos en una gran nación. “Todo bajo el cielo” era su lema, y así nació la China que conocemos hoy día.

Con esta historia de unidad en la historia, valga la redundancia, comienza mi pequeño ensayo en el que pretendo demostrar que lo que mal llamamos humanidades y ciencia son, más que antagonistas, la cara y la cruz de una misma moneda.

 Dos reinos irreconciliables. Yo, como científico, he vivido el desprecio que muchos cientifistas sienten por todo aquello que no se basa en el experimento y que no posee más fin que el deleite de los sentidos. Pero como amante que soy del arte y la historia he vivido también el desdén de oír decir ante cualquier nimia pregunta sobre la naturaleza de nuestro mundo “No lo sé, yo es que soy de letras”, engalanado con una sonrisa cómplice en busca de comprensión. Qué estupidez, y lo peor es que esto último está socialmente bien aceptado. Ignorantes unos y los otros, ciegos y sordos de una realidad que lejos de alejarnos, nos debería acercar.

 Es el momento de decir que yo soy físico e ingeniero, y que estudio historia, escribo y dibujo por pasión. Un gran amigo me definió una vez como un príncipe renacentista por cultivar aspectos tan dispares, y me gustó tanto su cumplido que aquí lo consigno.

 Y desde mi perspectiva alejada de extremismos, os propongo un viaje de autoconocimiento. Sentado en la entrada de mi jardín, contemplo los árboles mecidos por la brisa. Cierro los ojos e imagino cómo con cada respiración, millones y millones de átomos de oxígeno recorren mis pulmones. Es ciencia. Cada átomo es casi tan viejo como la tierra, lo cual ya le hace merecedor de respeto a pesar de su reducido tamaño, pero es que además, por fuerza de probabilidad, al menos uno de ellos ha pasado en algún momento por los pulmones de cualquier ser vivo que conozcamos, Dinosaurios o cualquier personaje histórico, así como nuestros propios ancestros. Jesús, Buda y Churchill inspiraron ese mismo aire. Es ciencia, es historia.

El átomo. Tendemos a pensar en él como un pequeño sistema solar en  miniatura, con electrones orbitando en torno a un núcleo. Pero los nuevos avances de la ciencia indican que el átomo no se parece en nada a esto, y que dentro de él aguardan una miríada de partículas e incluso nuevas dimensiones rizadas y tejidas en una estructura que es más un Universo en sí que otra cosa. Es casi ciencia ficción.

Abro los ojos y veo que se ha hecho de noche. De lo muy pequeño mi mente pasa a contemplar lo inmenso, el mundo de las estrellas. Mil millones de ellas jalonarían nuestro cielo de no ser por las luces de la ciudad. Pero incluso con ellas, una miríada de mundos incandescentes nos brinda su luz, una luz generada en lo más profundo de su estructura, que ha viajado durante millones de años para traernos una imagen de belleza de un pasado remoto. Poca gente sabe que muchos de los componentes de nuestro cuerpo sólo pueden generarse en estrellas que murieron hace mucho, mucho tiempo. Todos somos, pues, hijos de las estrellas, partícipes minúsculos de un mundo increíble y portadores de millones y millones de universos en miniatura que conforman los átomos de nuestro cuerpo, en medio de lo muy grande y lo muy pequeño, seres que sueñan en una creación que hace brotar lágrimas de mis ojos por su belleza, un lienzo increíble que es la vida.

Tenéis que sentirlo: es ciencia y es poesía, es pasión por conocer y deleitarse, es arte y es sabiduría… es vida.

Ciencia y humanidades. Conocimiento y pasión. Deseos de sentir y de saber.

Ciencia y humanidades… todo uno, bajo el cielo.

 Martín Diaz Cuesta

Puedes bajarte este artículo en PDF o visitar nuestros enlaces relacionados.

 
Deja un comentario

Publicado por en 19 julio, 2011 en La última fila

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: