RSS

Retrato de un librero y de su librería

11 Nov

Julio Reguera Ramírez coge el teléfono apresurado, llevo toda una tarde llamando y por fin hubo suerte, ahora escucho su voz al otro lado (que conste que no me quejo por ello, escuchar el bullicio de la librería a través del teléfono me complace).

Él había andado de acá para allá toda la tarde, es lo que tiene regentar una pequeña librería, sobre ti recaen todas las responsabilidades, a pesar de que tu  equipo siempre esté ahí para echarte una mano.

Bueno, por fin consigo hablar con él, la falta de tiempo ha hecho imposible que me acerque hasta ese cálido lugar que es la librería Reguera. Intercambiamos saludos y comienzo a lanzarle preguntas, en una mezcla de curiosidad y seriedad.

La librería Reguera nace en 1976, anteriormente, Julio había ayudado a su padre con una papelería que se encontraba en la cercana calle Imagen, y fue en aquel lugar donde empezó a acumular libros en la parte trasera del local, y desde entonces hasta ahora, son casi cuarenta años acariciando los lomos de los libros.

En nuestra conversación se me ocurre preguntarle por anécdotas que le hayan ocurrido, entre ellas me llama la atención la de un cliente que estando Cela ya fallecido insistía en que había publicado una última obra (¡pero señor que ha pasado ya a mejor vida!) , y en su testarudez no entendía que estaba equivocado, hasta que finalmente Julio pudo averiguar que el libro que deseaba era de Francisco Umbral. También ha llegado gente hasta esta librería preguntando por El niño de la camisa de cuadros distorsión del best-seller El niño con el pijama de rayas.

Hablando de best-sellers, me dice que uno se ve obligado a leer algunos como Millenum, porque el cliente llega preguntando por el libro y claro si no te lo has leído, tienes un problema; esto es parte de la cercanía del librero con el comprador, que en muchos casos se convierte en amigo y compañero de tertulias literarias a un lado y al otro del mostrador. El contacto con la gente y el libro es una de las mayores satisfacciones de ser librero, nos comenta Julio.

Ya que sale el tema de ser librero, aprovecho y le pregunto qué es para él ser librero, con un tono que denota plenitud, como el mío cuando hablo de Literatura, me dice que su profesión engancha si te sientes realizada con ella, y que te reporta buenos amigos que comienzan siendo fieles clientes y acaban siendo cómplices de tu afición, su única pena es el poco tiempo que el trabajo le deja para leer: “Siento frustración ante la cantidad de libros y el límite de tiempo, el saber no ocupa lugar, pero sí requiere tiempo, admiro a los devoradores de libros”. No me resisto y lo interrogo sobre qué se encuentra ahora leyendo: “Historia de Alemania”, y aprovecha para recomendármelo y junto a esta obra historiográfica me enumera un puñado de libros que me entran ganas de devorar: El sol de los escoltas, que es quizás su libro favorito ( escrito por Chales Nogales) El olvido que es sereno (Héctor Abad) libros que ha ido recomendando con el boca a boca y que a pesar de ser un tanto independientes han tenido buena venta y han cautivado al lector al margen del aparente distante cronotopos de las obras.

Una de las cosas que más molesta a nuestro librero, es que el cliente vaya directamente a preguntarle, como el que va a una charcutería a por carne o al banco ¿no tenemos tiempo para ojear y hojear los libros? Incluso algunos clientes se acercan  por productos concretos como si se tratará de una crema antiarrugas para pieles grasas o un champú para un cabello determinado, no existe tal programación en la Literatura y demos gracias.

Es el momento: ¿Qué es libro, para ti Julio? “No tiene definición. Es absolutamente necesario, es algo natural, del día a día que conforma nuestro paisaje diario, en tu micromundo el libro es un gran protagonista. El libro deja de ser un objeto, transciende al objeto, es un instrumento imprescindible para construirse”.

Me quedo sin palabras cuando a lo largo de nuestra conversación surge el tema de la relación librero-autor, Julio comparte comidas con asisuidad con escritores de la talla de Manuel Vicent, Almudena Grandes o Eduardo Mendoza, me comenta que son comidas interesantes y que suele mantener el contacto con ellos, y es que una de las tareas de la librería Reguera es la de patrocinar y presentar libros; esta librería participa en numerosas ferias y eventos, que permite a Julio un contacto directo no ya sólo con el cliente sino con el autor también. Negadme ahora que no estáis deseando ser libreros, la verdad, pretendo vivir entre libros, no sería mala opción ¿no creéis?

Sobre la vida detrás del mostrador, me comenta que es la parte menos romántica, la meramente administrativa, la que trata a los libros como mercancías y flujo, normalmente hace frente a tiradas de 40 000 títulos y me asevera que hay sobreproducción en el mundo editorial (qué buena y que mala noticia a la vez, porque no todo es de suma calidad). Muchas veces Julio y su equipo pierden las horas en la manipulación de los ejemplares en el almacén, preguntándose qué devolver y qué adquirir debido al problema del espacio que sufren las librerías pequeñas como Reguera (no parece tarea fácil). Julio define su librería como un espacio personal, un espejo de su “yo”, en definitiva un micromundo, con todos esos micromundos de los libros dentro, por ello es todo un reto personal mantener su carácter único.

Miriam Sivianes Mendía

H (de Humanidades)

Muchas gracias a Julio Reguera por recordarnos una vez más el placer de las pequeñas librerías, y a Miriam por un magnífico artículo que ya podéis descargar en PDF.

 
2 comentarios

Publicado por en 11 noviembre, 2011 en Revolutum, Tintero

 

Etiquetas:

2 Respuestas a “Retrato de un librero y de su librería

  1. juan

    11 noviembre, 2011 at 4:31 pm

    Me ha encantado, un artículo muy bueno.

     
  2. Tyler

    14 noviembre, 2011 at 12:55 pm

    “El libro deja de ser un objeto, transciende al objeto, es un instrumento imprescindible para construirse”.

    Precioso. Enhorabuena!🙂

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: