RSS

La Venganza de Don Mendo

22 Nov

Del papel a la pantalla

            H vuelve a poner sus ojos en ese momento crítico que es el salto de una obra “del papel a la pantalla”, en la difícil tarea de adaptar una obra literaria al moderno arte del cine. Y en esta ocasión os presentamos la visión de Fernando Fernán Gómez de uno de los textos dramáticos más famosos de la literatura española, La venganza de Don Mendo de Pedro Muñoz Seca.

            En esta desternillante obra, Muñoz Seca, con una sonrisa traviesa y resabidilla, juguetea con el castellano antiguo y las tramas épico-medievales con una gracia única (gracia que no ha heredado cierto descendiente suyo, graciosillo patriotero de la derecha más rancia).

            El fiero caballero Don Mendo, marqués de Cabra, todo lo ha perdido jugando a las siete y media, que a más de una hora es un juego, pero no consentirá en perder el honor, ¡antes muerto!, y por no perjudicar a su amada Magdalena, comprometida con Don Pero, Duque de Toro, consentirá ser tachado de ladrón y emparedado. Pero pronto Don Mendo se percatará de la maldad y el egoísmo de Magdalena que no hará nada para salvarle, más bien todo lo contrario (“con tal de ser feliz yo, ¿qué puede importarme a mí que lo empareden o no?”). Y es que no puede ser casualidad que el nombre de su cruel amada sea el de la prostituta más famosa de la historia, ¡ay Magdalena, la más puta y la más bella! Pero Don Mendo, furioso y desengañado, consigue fugarse, y oculto del mundo empezará a planear su temible venganza… la venganza de Don Mendo.

            Con esta estupenda materia prima, Fernando Fernán-Gómez se viste de capa y espada y dirige a este quijotesco personaje por este viaje a ninguna parte que es su venganza. El atrezo de mentirijilla y algunos momentos surrealistas se unen a lo bufonesco del texto para crear una película delirante, haciéndose casi imposible concebir, ¡vive Dios!, una adaptación mejor de la obra de Muñoz Seca.

            Y no me quiero poner enigmático, ni epigramático, ni ático, ni gramático, ni simbólico, así que afirmo sin rodeos que esta es una gran película que no se puede perder ningún humanista que se precie, y no exagero, que a mí lo hiperbólico tampoco me resulta simpático.

“¡Venganza, cielos venganza!

Juro, y al jurar te ofrendo,

que los siglos en su atruendo

habrán de mí una enseñanza

pues dejará perduranza

la venganza de don Mendo.”

Moisés  Hidalgo García,

H (de Humanidades)

La venganza de Don Mendo.

 
Deja un comentario

Publicado por en 22 noviembre, 2011 en Agenda y noticias, La última fila

 

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: