RSS

Rashomon

28 Nov

¿Por qué no puedo ser egoísta? Hoy en día nadie se preocupa por los demás. Es difícil sobrevivir si no eres un egoísta.

Jueves 1 de diciembre

17:50

Sala de grados edif. 7

            Vuelve el cine con palillos, y esta vez sí que viene con todo un clásico con mayúsculas, Rashomon, del maestro Akira Kurosawa, una película rompedora en su época y que sirvió para catapultar al cine japonés internacionalmente, como lo demuestra su Oscar a la mejor película de habla no inglesa en 1951.

            Aparte de la cuidada fotografía, de las buenas interpretaciones y demás detalles geniales, que son obviedades tratándose de una película de Kurosawa, la magia de esta película está en su original narrativa: un monje budista, un peregrino y un leñador, mientras esperan que cese la lluvia en el derruido templo de Rashomon, comentan el juicio a un famoso bandido acusado de haber asesinado a un señor feudal y haber violado a la esposa de este. Los protagonistas del incidente, incluyendo el asesinado a través de una médium, contarán en el juicio su propia versión del suceso, y lo harán mirando a cámara, es decir, convirtiendo al espectador en juez. Para complicar aún más la tarea del juez-espectador, al que no se le muestran los hechos objetivamente, se sumará el testimonio de un testigo del que no tampoco puede saberse si es de fiar o no.

            Discutiendo sobre estos asuntos mientras la lluvia cae incesante, los protagonistas se acercarán a una comprensión pesimista de la naturaleza humana, haciendo que los jueces-espectadores también participen de ella. Nadie es del todo bueno ni del todo inocente, todo ser humano tiene algo de interesado y egoísta, y por eso no somos objetivos, porque tenemos siempre algo sobre lo que mentir o callar.

            No olvidemos lo reciente que está la II Guerra Mundial cuando se rueda la película, indeleble golpe psicológico para la sociedad del derrotado Japón, y por ello el templo derruido se nos puede antojar un símbolo de las ruinas de la propia civilización, desde las cuales, los protagonistas y los jueces-espectadores desean que pase la lluvia y que el sol les regale un rayo de optimismo.

Moisés Hidalgo García,

H (de Humanidades)

Rashomon.

 
Deja un comentario

Publicado por en 28 noviembre, 2011 en Agenda y noticias, La última fila

 

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: