RSS

El duelo y el luto

06 Dic

EL DUELO Y EL LUTO:

DOS MANIFESTACIONES CULTURALES DE LA MUERTE

 

 (Fotografía de Miriam Sivianes Mendía, El Camino de Santiago)

 Durante todo este escrito lo que pretendemos es dar una explicación y ofrecer al lector las distintas maneras que tienen cada cultura para manifestar la muerte de alguien a través del duelo y del luto. Antes de empezar habría que definir ambos conceptos ya que en la lengua corriente se confunden ambos conceptos. Según el DRAE, la palabra duelo es el conjunto de demostraciones que se hacen para manifestar el sentimiento que se tienen por la muerte de alguien. Es un fenómeno individual y social que denota las reacciones interiores y psicológicas ante la muerte y el periodo en el cual los sujetos del luto recobran el equilibrio físico y social.

La palabra luto según el DRAE es el signo exterior de pena y duelo en ropas, adornos y otros objetos por la muerte de una persona. También se podría definir como el conjunto de las prácticas sociales y los procesos psíquicos suscitados por la muerte de una persona durante cierto lapso de tiempo.

La ritualidad de la muerte, ya que es un rito de paso, tiene tres características que son: el abandono de un estado, la reincorporación a un nuevo estado y, entre ambos, un periodo liminar o intermedio. Para V.W. Turner este periodo liminar es un estado de transición cuyos protagonistas están en el espacio intermedio de los papeles sociales habituales, estando cerca de una especie de núcleo transcendental y sagrado que posee un valor social y moral.

Las manifestaciones del luto son muy variadas. Podemos empezar hablando de la ropa y de los colores, que son los símbolos más claros. El que una persona vista de una forma determinada es una señal a la comunidad y también es una expresión del propio dolor que se tiene ante la pérdida de un ser querido. Hay que decir que en la actualidad poco a poco esto ha ido perdiendo importancia. Los colores, e incluso la ropa  y la duración del luto, son un reflejo del grado de parentesco que se tiene con el difunto.

El color establece una serie de relaciones simbólicas con la muerte según los modelos de cada cultura y del periodo histórico. Entre la tribu de los ndembu de Zambia (África) los colores elegidos para el luto son tres: blanco, rojo y negro. El blanco está vinculado al apareamiento, a la leche, al lazo madre-hijo; el rojo representa el derramamiento de sangre, a la guerra, al conflicto, a la transmisión de sangre de generación en generación; y el negro es el símbolo de los excrementos o la separación del cuerpo, está vinculado al tránsito de un estado a otro, a la muerte mística, a las nubes cargadas de lluvia, a la tierra fértil. Esta tribu piensa que el color negro está vinculado con lo oculto, con la oscuridad por ello tiene un alcance ambiguo ya que puede tener un significado negativo, como es la muerte, o un significado positivo, como la fecundidad y el bienestar.

 (Momia de Cleopatra, hija de Candace, British Museum, de la colección de Henry Salt. Fotografía de Gloria Jurado Andrades)

 El rojo es un color que también puede representar en ocasiones la muerte. Este significado lo podemos apreciar claramente en los refranes y proverbios alemanes: “rojo por fuera, muerto por dentro” (Daussen Rot, innen Tod ), “hoy rojo, mañana muerto” (Heute Rot, morgen Tod ), “si estás rojo, piensa en la muerte” (Bist du Rot, denk an den Tod) o también se relaciona con el tiempo, “rojo al alba, rojo al alba, iluminas para mí una muerte temprana” (Morgenrot, Morgenrot, leuchtest mir zum frühen Tod).

A modo de hecho histórico relacionado con este color podemos hablar de cómo los sarcófagos egipcios se revestían de rojo, se empleaba este color también para las ropas, la tierra roja (color ocre) se empleaba para maquillar a los cadáveres y a los que participaban en el luto o incluso se pintaban los cráneos y los huesos en la Prehistoriacon este mismo color. Los romanos también empleaban el color rojo. Cuando no se podían sacrificar víctimas humanas o animales en honor al muerto, se optaba por vestir al difunto ropas rojas tal y como nos cuenta Servio: “Varrón cuenta que, en los funerales, las mujeres se solían lastimar el rostro para que la sangre aplacase a los difuntos. A ello se debe también la costumbre de sacrificar víctimas junto a los sepulcros. En la Antigüedadse sacrificaban incluso seres humanos, pero, al ser muy caro el sacrificio de víctimas o la muerte de seres humanos, además de ser una muestra de crueldad, se empezó a vestir al muerto con ropas del color de la sangre”[1].

En la Indiael rojo es también el color de la muerte y las divinidades  funerarias están incluso pintadas de ese color, los ropajes de los familiares del difunto son rojos también e incluso la guirnalda mortuoria está hecha de flores rojas.

El blanco también representa el color del luto, asemejando este color con la palidez de la muerte. Entre el pueblo nidiki, al sur de Camerún, las viudas del poblado se pintaban las piernas de blanco, mientras que la tribu de los fali, al norte también de Camerún, envuelve el cadáver, menos pies y manos, con tiras blancas. Los nandela, al norte de Togo, las personas que están de luto se pintan de sien a sien una raya blanca, aunque al muerto se le pintaba de negro y se le vestía con un taparrabos oscuro.

A lo largo de la historia los colores elegidos para el luto han ido cambiando considerablemente: el amarillo fue adoptado por Ana Bolena y entre las mujeres sardas; el rojo en Livigno (Valtellina) o en Angers (Francia) en el siglo XIX; el morado o azul celetes en la región dálmata; el gris azulado en Isère y Haute-Maurienne (Francia) en el siglo XIX; el azul en Bretaña; se empleaban todos los colores, salvo el rojo, en Berry; y el morado era el color de luto de la nobleza, aunque también se empleaba el marrón y el amarillo.

En los poemas de la Ilíada y Odisea de Homero aparece ya la relación entre el color negro y las figuras míticas de la muerte, las Parcas: “las Parcas de negra muerte”, “la negra Parca” o “la muerte y la negra Parca”.

Ahora hablaremos de la duración del periodo de luto. Lo que regula la duración de los distintos tipos de luto es la relación de parentesco con el fallecido, que adquiere también una remisión de culpa. Podemos hablar de varios tipos de luto: el luto estricto, que es obligatorio para los familiares de primer grado; y el semiluto, para los familiares más lejanos. La duración del luto tiene un significado muy personal, pues es el elemento que permite el proceso de la separación del ser perdido y la superación del duelo.

A veces el luto puede darse en varias fases separadas en el tiempo, como en el caso de la etnia barawan en Borneo, que dos días después de haber alejado al muerto de la “casa larga”, reducen las privaciones a la viuda o viudo, aunque la obligación de llevar una vida sobria y vestir de luto no cesa hasta pasado un año. La viuda también tendrá prohibido entrar en una casa que no sea la suya, cantar y bailar durante un año ni podrá volver a casarse, hasta que no concluya el tiempo establecido.

En los países germánicos, el luto suele durar cerca de un año pero para las mujeres viudas podía llegar de dos a cuatro años, y la ropa de luto no se podrá dejar de golpe, por lo que avanzado el tiempo se recurrirá a un medio luto. Los hebreos ponen al mínimo el periodo de luto porque en la Bibliael luto de los hebreos es más corto que en otros sitios. Como ejemplo de esto podemos ver como José llora durante siete días la muerte de su padre: “Y llegaron hasta la era de Atad, que está al otro lado del Jordán, y endecharon allí con grande y muy triste lamentación; y José hizo a su padre duelo por siete días”[2], aunque el de los egipcios por la muerte de Jacob es de setenta días: “Y le cumplieron cuarenta días, porque así cumplían los días de los embalsamados, y lo lloraron los egipcios setenta días”[3].

En el Islam el plazo de espera legal para las viudas es de cuatro meses y diez días: “234. Las viudas que dejéis deben esperar cuatro meses y diez días; pasado ese tiempo, no seréis ya responsables de lo que ellas dispongan de sí mismas conforme al uso. Alá está bien informado de lo que hacéis”[4].

Las visitas tienen un significado especial en las culturas, pues con las visitas se expresa la solidaridad de los parientes y amigos con la familia del difunto en unas condiciones de reciprocidad, ya que el visitante espera que en un futuro, con motivo del fallecimiento de un familiar, recibir la misma demostración de solidaridad. Estos visitantes son distintos en cada zona y cultura y puede ir desde un pequeño grupo de amigos íntimos y parientes llegando hasta el pueblo entero que tendrá la obligación de visitar a la familia del difunto. La visita también significa una norma de etiqueta que puede ser interpretada como una ofensa a quien la espera en caso de que no se realice.

Pondremos ahora un caso particular de la actual Grecia y el mundo neohelénico. Allí está prohibido, o no se debe, el lamento hacia el destino del difunto porque en caso de lamentarse uno podría atraer una maldición tal y como dice un miroloyi del Peloponeso, que es un “canto del destino”:

 ¡Oh, madre de corazón atormentado, concédeme un favor!

No te lamentes por la tarde ni toda la noche.

Porque la tierra funesta está de festín y el siniestro Caronte come.

Yo sujeto una vela para darles luz, una jarra para servirles bebida.

He oído tu voz y mi corazón se ha sobresaltado,

la jarra se ha inclinado y la vela se ha apagado,

y la cera derramada desciende sobre los difuntos,

quemando lujosos vestidos femeninos y ropas juveniles.

Caronte se encoleriza conmigo, me arroja a la tierra funesta,

y mi pobre cuerpo se pudre, mi belleza se marchita[5].

En el momento de la muerte es importante mantenerse en silencio, pues los lloros y los lamentos recuerdan al moribundo el dolor que está causando a sus familiares y eso le impide abandonar su cuerpo. El lamento también hace que los ángeles y los espíritus que vienen a acompañarle se alejen, por lo que dejan ese alma a merced de Caronte. En griego a esto se llama Angelòkoppa, es decir, “ahuyentamiento del ángel”.

También recordemos, hablando también de este tema, una fábula de los famosos hermanos Grimm, La camisola del muerto (Das Totenhemdchen)[6], donde aparece una madre que llora por la muerte de su hijo de siete años. El tema de la fábula está sacado de la balada popular alemana Der Vorwirt:

Por la noche ella volverá de nuevo,

cuando todos duerman profundamente,

cuando todas las puertas estén cerradas,

cuando todos los sepulcros estén abiertos.

Sola, me traerá

una camisa de blanco lino.

La primera está tan húmeda de lágrimas,

porque ella llora siempre. ¿Por qué lo hará?

En el mundo germánico volverá a aparecer esta misma creencia pero esta vez en un poema de Eduard von Bauernfeld (1802-1890):

Se ha muerto el niño. La madre llora

de día, llora de noche, llora.

Y el niño muerto se le aparece;

lleva solo una camisa

y dice: “Mira: de tus queridas lágrimas

está empapada la camisa

y yo no puedo dormir, mamá:

no llores más”.

Desapareció el niño muerto, y la mamá

no volvió a llorar.

Por último, hablaremos de la exposición del cadáver y el velatorio. En las culturas occidentales después de su preparación, el cadáver se suele exponer uno o varios días, todo dependiendo del clima que pueda acelerar o no el proceso de descomposición. Esta presentación se interpreta como la exigencia de presentar el difunto por última vez ante los amigos que lo van a visitar y poder así celebrar el lamento fúnebre alrededor del cuerpo. El velatorio del cadáver es una institución cultural popular, sobre todo, que impone a familiares, parientes y amigos la obligación de velar al difunto entre el momento de su defunción y el del recorrido que hará de su casa al cementerio. Esto también es un deber social que renueva la solidaridad consanguínea y territorial.

Como hemos podido ver el proceso del duelo y del luto es bastante complejo de lo que a primera vista nos parecía. Cada cultura tiene sus propias leyes sociales con respecto a este tema, aunque a todas ellas les une una misma cosa: el insufrible dolor de la muerte de un ser querido. Es cierto que a un velatorio se va para ofrecer tus condolencias, para que las personas más cercanas al difunto y uno mismo se unan en un dolor común. Esta visita al velatorio también tiene un significado de reciprocidad mutua, el “yo voy ahora y tú vendrás en un futuro”. También es un momento delicado, pues te despides por última vez de una persona a la que hacía poco veías andar, respirar y hablar, pero también muy emotivo, pues te sientes arropado por otras personas que te ofrecen su ayuda y su propio dolor. Sin más diré que he podido entender por completo el terrible proceso de defensa de uno mismo en contra de la muerte dichosa, es decir, de las manifestaciones que se realizan para contraatacar la muerte a través del duelo y del luto.

 David Granado Hermosín

 

  (Cuerpo naturalmente conservado de un hombre, debido a la rápida deshidratación a causa de la arena del desierto. British Museum. Fotografía de Gloria Jurado Andrades)

 

BIBLIOGRAFÍA

  • De Sike, Y. y Hutter, M. “Quelquesaspects de la conception de la mort en Grèce à travers les ‘miriologues’”, en Gujart, J. (al cuidado de): Les Hommes et la Mort. París, 1979.
  • Di Nola, Alfonso María. La muerte derrotada: antropología de la muerte y el duelo. Barcelona: Belaqva, 2007.
  • Servio, Ad Aeneida.
  • Wimberly, L.C. Folklore in the English and Scottish Ballad. Chicago, 1928.

ENLACES

Puedes descargarte este archivo en versión PDF.

[1] Varro quoque dicit mulieres in exsequiis et luctu ideo solitas ora lacerare, ut sanguine ostenso inferis satisfaciant, quare etiam institutum est, ut apud sepulcra et victimae caedantur. Apud veteres etiam homines interficiebantur, sed mortuo Iunio Bruto cum multae gentes ad eius funus captivos misissent, nepos illius eos qui missi erant inter se conposuit, et sic pugnaverunt: et quod muneri missi erant, inde munus appellatum. Sed quoniam sumptuosum erat et crudele victimas vel homines interficere, sanguinei coloris coepta est vestis mortuis inici, ut et ipse testatur “purpureasque super vestes velamina nota” et “purpureosque iacit flores” . Alii sanguinis inferendi ad adescandas defunctorum animas illa ratione consuetudinem tradunt, ut id quod amiserunt videantur accipere: sanguis enim velut animae possessio est, unde exsangues mortui dicuntur. Nam et Homerus in necromantia non prius facit loqui animas, nisi sanguine gustato. Alii lac et sanguinem ab hoc accipiunt, quod una res nutrit, alia nutriatur. Servio, Ad Aeneida, III, 67.

[2] Génesis, 50: 10.

[3] Génesis, 50: 3.

[4] Corán, 2:234.

[5] De Sike, Y. y Hutter, M. “Quelquesaspects de la conception de la mort en Grèce à travers les ‘miriologues’”, en Gujart, J. (al cuidado de): Les Hommes et la Mort. París, 1979, p. 89.

[6] He decidido reproducir el cuento entero porque me parece la mejor expresión sobre este tema y cómo es explicada con mucho amor a los niños lectores, al mismo tiempo que alude a mi otro escrito: La Dama de Negro visita el cuarto de mi pequeño: ensayo antropológico de la muerte de los niños. Para ello hay que trasladarse al Anexo I.

Anuncios
 
3 comentarios

Publicado por en 6 diciembre, 2011 en Revolutum

 

Etiquetas:

3 Respuestas a “El duelo y el luto

  1. Fernando Flores Macías

    14 diciembre, 2013 at 2:31 am

    Me agrada este texto, siendo un tema cotidiano, casi no se toca con otros enfoques, felicidades.
    Fernando Flores Macías

     
  2. Edgardo Rosa

    5 febrero, 2017 at 9:15 pm

    Estoy usando esta página electrónica como fuente información y queria saber donde fue publicado esto para poder usarlo y exponerlo en mi bibliografía.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: