RSS

Music has the right to children de Boards of Canada – 1988 – Warp records

12 Dic

No podría dictaminar cuántas cosas están aún por descubrir en uno de los discos más impresionantes de finales de siglo, el entorno de los recientemente reconocidos hermanos Sandison es el más extraño que una formación musical ha podido tener nunca. Quizás Boards of Canada gusten tanto a sus seguidores precisamente por lo difuso de sus fronteras al no saber cuándo empieza un concepto serio ni cuando termina una nota, incluso el mito de la empatía musical bajo el efecto de las drogas es una mentira ante la incertidumbre de Music has the right to children, nada se entiende y es justamente la base del juego.

Queremos comenzar el viaje con un análisis de la vida salvaje bastante bien conseguido, pasar por zonas llenas de humo, triángulos y rombos que salen de la nada y contra todo pronóstico, llegar a nuestro destino con una voz surgida de “un pensamiento bastante importante” que nos aconseja apelar al gobernador, nadie va a hacerlo por ti. Desconocemos cuanta publicidad subliminal hemos sentido, quizá ninguna.

En una época donde la “música electrónica” da una imagen mental que todos conocéis, yo os propongo el reto de no cerrar la mente a todo lo que venga siendo sintético. Antes de entrar en profundidad conoceremos la situación clave, ya que a mediados de los 90s aparecen los compilados Artificial Intelligence volumen 1 y 2 editados por Warp records. La prensa acuñó los términos “intelligent dance music” o “braindance” a un nuevo sonido electrónico pero alejado de las pistas de baile.

Llega 1998, tras haber experimentado con Twoism, dos chicos llamados Michael y Marcus sacan al mercado la piedra filosofal de éste sonido: Music has the right to children, desaparecen sin dar entrevistas ni conciertos, vuelven para Geoggadi, The Campfire Headphase y Trans-Canada Highway, y hasta ahora se van tan rápido como aparecen. El corazón del trabajo de Boards of Canada es la realización del “fluxus” más puro, la integración del arte en la vida cotidiana. Llegan, sacan un disco y vuelven a sus casas con sus familias en los campos del norte y algo hace que comprendas el por qué la música es más pura cuando dejan las tonterias a un lado y todo es como tiene que ser, sin teatro.

Si Duchamp cogía una rueda de bicicleta pegada a un taburete y lo presentaba como una obra de arte, la gente le llamaba genio, pero si dos desconocidos revolucionan la música y desaparecen del mapa, nadie podrá llamarles nada…, aunque Duchamp se retorcerá en su tumba porque le han superado.

 

Jorge Jiménez

1. Wildlife analysis

2. An eagle in your mind

3. The color of the fire

4. Telephasic workshop

5. Triangles and rhombuses

6. Sixtyten

7. Turquoise hexagon sun

8. Kaini industries

9. Bocuma

10. Roygbiv

11. Rue the whirl

12. Aquarius

13. Olson

14. Pete standing alone

15. Smokes quantity

16. Open the light

17. One very important thought

Descarga este artículo en PDF.

 
Deja un comentario

Publicado por en 12 diciembre, 2011 en Vinilo

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: