RSS

Aventuras y desventuras a las 5:52 AM

14 Feb

Dicen que en una litrona emborrachan el presente,

que el humo de los canutos les dibuja otras quimeras.

Dicen que toman la noche, desvelando a los durmientes,

con la música rugiente, que se mean en las aceras,

que vomitan en las plazas, las tripas de sus estudios,

que desnudan sus amores, sin saber lo que es amar…

Quisiera añadir algo al respecto, pero el extracto de la letra salida de la cabecita del maestro Martínez Ares deja cositas muy claras, independientemente del cristal (tintado o no) con el que se miren los hechos. Que cada cual juzgue según su línea de pensamiento porque aquí no estamos para alienar a nadie.

Pero yo creo que hay algo más. Yo creo que no soy el único que, ardiente de juventud, quiere ayudar a cambiar este puto mundo. Que hay muchos más que ven más allá de un futuro estable. Que no siempre emborrachan el presente. Que viven de verdad. Que aprovechan el tiempo. Que se salen del camino. Que no permiten que se les dibujen otras quimeras. Que piensan por sí mismos. Que no se fían ni de su sombra. Que miran con lupa cada mínimo detalle de lo que les enseñan, teniendo la lección bien aprendida de que, para dominar una sociedad, hay que controlar la Educación. Educación con mayúsculas. Educación con miras a educar y a aprender y a enseñar a aprender de una forma permanente. Educación que no se base en convenios partidistas cuyos planes buscan colocar cada tanda de robots post-universitarios en un puesto de trabajo. Sigo creyendo en la juventud porque cada vez veo más ejemplos. Gente que prefiere leer a dormir. Que le da importancia a lo que ELLOS MISMOS juzgan que la tiene.

Soy joven, este pensamiento suele ser normal cuando uno ronda los veinte años. Se me pasará, dicen. Me acabaré dando cuenta de cómo funciona el mundo y de lo poco que podemos cambiarlo. Me casaré, alquilaré un pisito en la periferia, mantendré un ritmo de vida estable y rutinario y dedicaré mi madurez a asquearme de la vida que llevo y a recordar mis años de juventud, de insolente rebeldía, de ingenuo idealismo, de creencias hippies. Y me reiré del joven Carlos y les contaré a mis hijos que hubo un tiempo en el que ese señor que ven, repantigado en el sillón, quiso cambiar el mundo. Fue a manifestaciones. Hizo sentadas. Creyó en el amor libre. Acampó en la calle por un futuro mejor que, como ellos mismos se percatarán, nunca llegó. Viajó. Conoció a gente de muchas culturas y nacionalidades distintas. Se emborrachó en sitios insólitos. Se enamoró locamente durante pocos días. Despertó en lugares irreconocibles. Aprendió idiomas. Vistió pañuelos palestinos y sombreros de ala corta y vaqueros descosidos y zapatillas rotas. Fumó porros. Durmió en aeropuertos y estaciones. Se dejó muchos amigos desperdigados por el mundo. Sobrevivió durante días a base de pan, queso y agua. Se coló en bares. Lo echaron de garitos. Cantó y bailó con desconocidos. Vivió en el extranjero.

Hasta que un día la vida lo cogió por banda y le dio un escarmiento que nunca olvidó. Y entonces se introdujo en la masa y sentó cabeza. Y comenzó a ver la tele cada vez más y se aficionó a quedarse en casa los sábados por la noche y a escuchar los 40 Principales y a ir de casa al trabajo y del trabajo a casa y a educar a sus hijos para que, al menos, tuvieran una juventud como la que él tuvo en su día, conservando en lo más hondo de su corazón la esperanza de que nunca se dieran de bruces con eso que él ahora llama su vida.

Charlie le Chat

Descárgate el PDF o visita el blog de nuestro amigo Charlie le Chat.

 
Deja un comentario

Publicado por en 14 febrero, 2012 en Revolutum, Tintero

 

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: