RSS

La importancia de conocer a Bunbury

09 Mar

La importancia de conocer a Bunbury

 Hace unos días tuvimos nuestro segundo café con Nietzsche, y esta vez la cita era con una obra de Oscar Wilde, La importancia de llamarse Ernesto, contando esta vez con la presencia de nuestra querida profesora Rosario Moreno Soldevilla que nos sirvió como guía en esta tertulia. A un lado de Rosa se sentó Oscar Wilde, con su aspecto elegante y refinado, al otro el amigo Friedrich, de bigotón varonil y entrecejo fruncido, y enfrente, los háchidos deseosos de aprender.

Lo primero que comentamos fue el problema de las traducciones que habíamos manejado, algunas mejores y otras peores, que a veces provocaban pequeños fallos de comunicación entre nosotros que debíamos ir solventando. Se trata de una obra de una traducción bastante compleja, algo de lo que nos damos cuenta tan sólo con el título original, The importance of being Earnest, lo que traducido sería algo así como La importancia de ser formal. Con la traducción perdemos el juego que Wilde utiliza entre el nombre propio “Ernest” y la palabra “earnest”, que significaría formal, honesto, honrado. Al lado de Rosa, Wilde ríe travieso con este juego suyo, mientras Nietzsche nos lanza mirada de filólogo y nos recomienda leer la obra en su versión original.

También Rosa nos habla sobre el espíritu clásico que respira la obra, viéndose en ella muchos de los elementos y tópicos que han servido a la comedia desde la Antigüedad grecolatina hasta hoy: los enredos amorosos, la confusión de las identidades, la reducción al absurdo, la ridiculización de los comportamientos sociales… «Se nota que tuvo usted una formación clásica» le dijo Rosa a Wilde, a lo que éste respondió con una nueva risita. Nietzsche por su parte dijo que a él le interesaba más la tragedia presocrática.

Comentamos también el carácter ácido de la obra, aunque curiosamente fuera tachada por la crítica de insustancial. Esta comedia sirve a Wilde para poner en solfa las normas de comportamiento social que imponía la sociedad inglesa de la época. La clase alta del Londres victoriano, a la que Wilde pertenecía, se caracterizaba por su obsesión puritana por el decoro, por la decencia, por el “como Dios manda”, y esto conlleva a los comportamientos hipócritas que se reflejan en la obra, o dicho de otra manera, lleva al “bunburismo”. Bunbury es el personaje ficticio, y eternamente enfermo, que se inventa Algernon para escaparse de vez en cuando de esa constante presión social de la ciudad y darse sus secretos garbeos por el campo. De Bunbury, cuyo nombre parece hacer referencia a la penetración anal (otra cosa que perdemos con la traducción), Algernon llega incluso a afirmar que es conocido por todos los hombres casados, criticando así esa obsesiva importancia social de las apariencias. Esta crítica, que es el hilo conductor de la obra, es mostrada a través de los constantes comentarios de los cínicos personajes de la misma, unos comentarios afilados y directos, con apariencia epigramática. «¡También a mí me encanta el epigrama!» exclamó Nietzsche, que al hilo de la crítica de los comportamientos sociales se había exaltado, poniéndose a atacar a la errónea moralidad occidental, a perorar sobre el superhombre y la transmutación de todos los valores, y de paso, cuando comentamos el olorcillo a sexualidad existente en la relación del reverendo y la institutriz, a embestir contra el cristianismo.

Y cuando repasamos estos temas y otros, el café se nos acabó y teníamos que marcharnos. Salimos de la cafetería todos juntos, con Nietzsche ceñudo y con Wilde haciéndonos burlas a nuestras espaldas, mientras pensábamos a quién invitar para nuestro próximo café.

Moisés Hidalgo García,

H de Humanidades

Bájate este artículo en PDF.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 9 marzo, 2012 en Agenda y noticias, Revolutum

 

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: