RSS

La voz de una generación

15 May

A estas alturas todos habréis escuchado la noticia de la muerte de Constantino Romero, «la voz», como lo he visto denominado por ahí. Qué añadir. Nada a nivel personal, desde luego; nunca llegué a conocerle (ajolá) más allá de su imagen pública. Podría hacer un recorrido sobre su intensa carrera de 47 años a través de todos los formatos: cine, doblaje, teatro, radio, televisión; para ello, basta con abrir cualquier periódico.

Lo que yo pretendo no es presentaros al personaje: quiero presentaros a su público, aquél que lo va a echar de menos aun sin haber reparado en su ausencia. Porque, como todas aquellas cosas de nuestra infancia, nunca reparamos en su significación hasta que es demasiado tarde, por muy estereotipado que suene. Cuando eres un niño, las cosas simplemente están ahí, y simplemente esperas que siempre siga siendo así.

En otras palabras: somos la generación de Constantino Romero. Los nacidos en los 80 y los 90 crecimos con El rey león, y con él lloramos la muerte de Mufasa. Crecimos y fuimos arrastrados por nuestros padres a ver reposiciones de Star Wars y el mayor giro argumental de la historia del cine.

Terminator. Blade Runner. Star Trek. Clint Eastwood. Arnold Schwarzenegger. Roger Moore.  Sean Connery. Pero no todo son grandes películas ni papelones importantes. Lo que lo convierte en la voz de nuestra infancia es su eterna presencia. Tal vez no repararas en ella, pero siempre estaba ahí: Mulán, La Princesa Cisne, Mars Attack, El Jorobado de Notre Dame, Gremlins, La última tentación de Cristo, Oficial y caballero. Miénteme y dime que no te suenan todas y cada una de ellas. En muchas, ni siquiera sabías que había trabajado. Lo admito, yo también acabo de descubrir algunas de ellas en las nada menos que catorce páginas de su perfil de doblador.

Pero vayamos más allá. Los colchones LoMonaco. Ese programa extraño de relaciones que nunca llegué a entender muy bien, Alta tensión, en una Antena 3 todavía menor de edad. ¿Soy la única que lo recuerda? ¿Y esos cortos sobre diablos cuya voz reconocimos al instante? Porque para entonces ya éramos lo suficientemente mayores como para ser conscientes del doblaje.

Constantino Romero ha sido la voz de nuestro padre en ficción. La única persona que me podría llevar a escribir un artículo lacrimógeno sobre un actor de doblaje. Yo, que pienso que el mayor invento en la televisión moderna no ha sido la alta definición ni el TDT, sino el botoncito que te pone las series en versión original.

No sé vosotros, pero  yo ya tengo plan para este fin de semana, y tiene que ver con una regresión autodestructiva a mi infancia y una estampida de ñus. Y lloraré por dos.

Ángeles Garrido Oliva,

H de Humanidades

La voz de una generación (PDF)

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en 15 mayo, 2013 en La última fila

 

Etiquetas:

2 Respuestas a “La voz de una generación

  1. Moi H

    16 mayo, 2013 at 2:38 am

    Muy emotivo tu artículo, Angie. Personalmente, me resulta imposible pensar en mi infancia sin que se me venga a la cabeza alguna frasecilla de esa voz ya eterna, sea con la cara de Darth Vader o con la de “Tito Clint”.

     
  2. Moi H

    16 mayo, 2013 at 2:56 am

    Y ya de paso dejo también este enlace por aquí: http://www.youtube.com/watch?v=kluiRHCdDBU

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: