RSS

Traducción literaria

28 May

Poema de amor no correspondido

Sobre ver a quién amas amar a otra persona.

Estarás fuera, con amigos,

cuando la noticia de su existencia

se derrame accidentalmente sobre tu asiento.

Responde con calma,

somo si fuera solo un cambio en el tiempo,

un chiste que veías venir.

Tras el cuarto chupito de licor barato,

deja la imagen de él besando a otra mujer

en el baño.

Por la mañana,

la verás nombrada en todos los titulares,

accidente de coche. Robo. Inundación.

Cuando él te llame,

ignora las cientos de cuerdas

desenredándose en tu estómago,

Eres la mejor amiga otra vez.

Cuando te invite a cenar,

acepta con demasiada facilidad.

Recuerda que no es algo especial,

solo es una cena: todo el mundo tiene que comer.

Cuando te reciba en la puerta,

no pienses ni por un segundo

que tú eres la razón por la que lleva colonia esta noche.

Fritz Hoffman

Fritz Hoffman

En su cocina,

te dará de comer un poco de pimienta,

su risa será débil y cálida

y te hará sentir como la luz de una vela.

No pienses que esto es especial.

No cuentes con tus dedos el número de pecas

que podrías besar con demasiada facilidad.

Intenta pensar en luces piloto o aceite de oliva,

no en todo lo que alguna vez has amado de él

O de repente todo parecerá hervir,  posible y tan cerca.

Encontrarás sus horquillas,

descansando inocentemente sobre el lavabo.

Sus horquillas,

Parecen las patas de alambre de una araña,

esquirlas de ella desnudándose en su cama.

No digas nada.

Piensa en robarlas,

llevarlas en el pelo por tu casa.

Cuando se despida con un abrazo,

deja que te bese en la frente,

confórmate con la práctica de tiro.

En casa, te la imaginarás en la ciudad

presionando los dedos contra su espalda, como cemento mojado.

Te preguntas si se parece a ti.

Si sois dos dormitorios en la misma casa.

¿Se enamoró de sus rasgos como de la disposición de los muebles?

Cuando la besa,

¿sabe a pintura húmeda?

Quieres llamarlo:

llegas a tener el teléfono en la mano.

Imaginas contarle cosas inimaginables,

como “siempre estás haciendo tictac dentro de mí”

y “sueño contigo más a menudo de lo que no”

“Mi cuerpo es una lengua muerta

y tú pronuncias cada palabra perfectamente.”

No lo llames.

Quédate dormida con el zumbido del vídeo.

Ella debe de hacerle feliz,

debe de ser su lugar favorito en Minneapolis.

Tú eres una tienda de souvenir

donde va para recordar.

Cuánto lo echan de menos cuando no está.

Sierra DeMulder

 


 

El Mundo Silencioso

En un esfuerzo por conseguir

que la gente se mire más a los ojos

y también para contentar a los mudos,

el gobierno ha decidido

asignarle a cada persona, exactamente,

ciento sesenta y siete palabras por día.

 

Cuando suena el teléfono, me lo pongo en la oreja

sin decir “Hola”. En el restaurante,

señalo la sopa con fideos y pollo.

Me estoy adaptando bien.

 

Entrada la noche, llamo a mi amante.

Orgullosamente, le digo: “hoy solo he usado cincuenta y seis.

Guardé el resto para ti.”
Cuando no responde, sé que ha gastado todas sus palabras.

Así que, lentamente, susurro: “te quiero”

Cuarenta y cinco veces y media.

Después, simplemente, seguimos al teléfono.

Y nos escuchamos respirar.

Jeffrey McDaniel

Traducciones por Rebeca Padilla López

Traducción literaria

 
Deja un comentario

Publicado por en 28 mayo, 2013 en Tintero

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: