RSS

Cadáver exquisito

12 Jul

Y muchas veces estuvimos solos.

Mas rompió la luz del alba,

lo que bajo el oscuro manto de la noche,

Eli Reed

Eli Reed

en secreto, fraguamos.

Tres éramos multitud en aquella cama.

Y la mañana trajo consigo los miedos

y los prejuicios que nuestros cuerpos habían olvidado.

Y la vida se volvió cenizas,  tierra,  niebla, enredaderas…

De nosotros ya no quedará si no el recuerdo olvidado.

Diego Gómez Gago

Moisés Hidalgo García

José Carlos Portalo Gil de Araujo

Miriam Sivianes Mendía

H de Humanidades

Cadáver exquisito (PDF)

 
Deja un comentario

Publicado por en 12 julio, 2013 en Tintero

 

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: